cargando

Desinfección con ozono

Debido a las características del ozono, se puede decir que una vez hecha la función de eliminación de patógenos, éste se descompone y no deja residuos químicos. Esta es una de las ventajas más importantes de la desinfección con ozono respecto a otros agentes químicos que habitualmente se utilizan como desinfectantes.

Las propiedades fisicoquímicas y biológicas únicas del ozono, y los aspectos ecológicos, se han aplicado a una amplia gama de usos industriales, como el envasado de productos farmacéuticos, la fumigación de viviendas y edificios (síndrome del edificio enfermo), el tratamiento del aire interior en quirófanos y hogares de ancianos, y la desinfección de sistemas de aire acondicionado.

Contra el coronavirus (COVID-19) el ozono se está utilizando con fines de saneamiento y desinfección del ambiente gracias a la incuestionable capacidad permanente de limpieza y purificación del ozono. Significativa solución para minimizar riesgos y ayudar a su prevención.

En zonas sensibles a la propagación del contagio originado por el coronavirus se demandan generadores de ozono ya que, como decimos, elimina microorganismos tales como virus, esporas, hongos y bacterias en décimas de segundo. Se trata de una solución sostenible inocua para la salud que reduce el riesgo de expansión del Coronavirus.

Biocida

Estudios de investigación aconsejan el uso del ozono en la lucha contra el actual brote de coronavirus (Covid-19) ya que oxida de manera directa la pared celular de un sin fin de especies de microorganismos. La oxidación directa de la pared celular es su principal modo de acción y por eso se conoce que el ozono es desinfectante. También causa daños al ADN y ARN y gracias a esto los microorganismos no desarrollan inmunidad al ozono. Cabe señalar que el ozono es utilizado como biocida hace décadas pero si no ha sido definido como tal ha sido por producirse in situ y no poder envasarse como otros biocidas convencionales menos viricidas que el ozono.

Nuestras cabinas de desinfección con ozono fueron diseñadas cuidadosamente pensando en la práctica preventiva del COVID-19 (Coronovarius) sin desestimar el amplio rango de efectividad que podemos obtener en el uso adecuado de este tan poderoso biocida.



El ozono oxida la pared celular de los microorganismos y ataca al ADN y ARN de los virus, esto hace que no puedan desarrollar inmunidad contra este elemento porque rompe sus barreras, destruyendo así de manera definitiva al virus