cargando

Ozono

Existen diferentes factores que pueden alterar la calidad del pescado que encontramos en los mercados. Son los que afectan a sus características antes de llegar al consumidor, y que van desde el momento de la captura, hasta los diferentes procesos de manipulación, envasado, almacenamiento y transporte. En todos estos puntos del circuito se pueden producir contaminación.

El almacenaje en frío retrasa el crecimiento de los microorganismos que el producto lleva en su superficie, no los elimina, por lo que el principal riesgo es la contaminación existente de estos microorganismos en las cámaras frigoríficas.

La tecnología del ozono, apto para uso en alimentos, resuelve los problemas de contaminación microbiológica en los puntos problemáticos. Otra ventaja es la completa desodorizarían de los sitios de almacenaje.

Si bien es verdad que todos los pescados, así como los productos derivados de estos que no han sido sometidos a un proceso biocida, pueden estar contaminados por uno o más microorganismos.

Este hecho constituye un grave riesgo con alta posibilidad de causar enfermedades, lo que explica la necesidad absoluta de evitar la multiplicación de estos patógenos, con la posible producción de toxinas que algunos implican.

Métodos de conservación

La refrigeración es el método más utilizado en los países industrializados para este fin; sin embargo, aunque el frío consigue ralentizar el metabolismo de los microorganismos, paralizando su crecimiento, no acaba por completo con ellos, sobre todo, con las especies psicrófilas y psicrótrofas, capaces de sobrevivir a temperaturas muy bajas.

Por lo tanto, a fin de asegurar una correcta higienización de las cámaras frigoríficas donde se almacenan los alimentos, se debe aplicar un biocida eficaz y compatible con la alimentación humana, es decir, un compuesto capaz de eliminar los microorganismos presentes en la superficie de los alimentos sin dejar en ellos residuos nocivos para la salud.

En este sentido, el sistema más eficaz, seguro con el medio es la ozonización. Los microorganismos psicrótrofos pueden crecer a temperaturas bajas. Cuando se encuentran contaminando alimentos, son capaces de crecer en condiciones de refrigeración (4- 8ºC) y de producir infecciones en los consumidores de ese alimento (30- 35 ºC). Esto expresa la importante de tener un sistema de desinfección eficaz de las cámaras frigoríficas que evite la colonización de esta por parte de microorganismos patógenos y las contaminaciones cruzadas.

  • Ozono en mariscos y pescados
  • Ozono en mariscos y pescados